Un buen escaparate es aquel que llama la atención y le da información al viandante de que ese producto o servicio que publicitas puede resolver sus necesidades.

Dependiendo de lo que vea en él, tomará la decisión de entrar en la tienda o pasar de largo y fijarse en otro comercio.

Un 35% de las ventas de un comercio se debe a los impulsos de los consumidores, por eso vuestro escaparate tiene que atraer, fascinar.

A continuación os vamos a dar unas pistas y consejos para que saques partido a tu capacidad de seducción.

1. Llamar la atención del cliente. Lo que tenemos que tener en cuenta aquí es que sea atractivo, que el viandante se pare o que mientras anda pueda recordar en su mente de qué trataba lo que ha visto.

2. Planificar el diseño del escaparate. No es válido llenarlo con cualquier cosa o hacer como si estuvieras lanzando productos desde varios kilómetros y hayan caído ahí accidentalmente. Tampoco llenarlo de cajitas pequeñas que sólo tú, sabes de qué son.

Recuerda, el viandante tiene que percatarse en menos de tres segundos de qué trata ese escaparate.

Ejemplo:

Escaparates

Escaparate A: Este escaparate pertenence a una farmacia de Alicante. Esto es un claro ejemplo de lo que hay que evitar a toda costa, no transmite nada al viandante, sólo se ven unas cajas gigantes y la marca Angileptol. No todo el mundo asocia esta marca con las irritaciones o problemas de garganta. Para muchos es completamente desconocido.

Escaparate B: Este escaparate está comunicando correctamente. El viandante en 3 segundos se percata de un problema de garganta (gracias a la foto de la chica) y la marca Angileptol. ¡Hemos conseguido el objetivo!
La persona seguirá andando y recordará que Angileptol le puede solucionar su problema de garganta.

TIPOS DE ESCAPARATE

Se pueden clasificar en relación a la función que desempeñan:

Iniciales o de temporada. Su misión es la de informar sobre las nuevas modas o tendencias. Suelen anticiparse a los cambios de estación como ocurre, por ejemplo, en el sector de la moda.

En ellos, se aconseja:
• Nunca mezclar tendencias.
• Nunca masificar el escaparate.
• Renovarlos con más frecuencia de lo habitual.

Comerciales. Son aquellos que presentan los productos con un claro mensaje de venta como, por ejemplo, campañas 2 x 1, regalos por domiciliar nóminas en los bancos, etc.

Promocionales. Se realizan en temporadas donde hay una disminución de las ventas.
Son parecidos a los anteriores pero con un objetivo más claro.

Prestigiosos. No se exponen artículos y normalmente tienden a publicitar y dar prestigio a la marca.

Ocasionales. Se diseñan en acontecimientos o fechas determinadas como, por ejemplo, San Valentín, el Día de la Madre o del Padre… Estos no deben durar mucho y se deben realizar entre una semana o diez días antes de la fecha clave, a fin de provocar un impulso de compra al recordar la fecha anticipadamente.

Informativos. Se utilizan para introducir artículos nuevos en el mercado, promocionar una determinada marca o transmitir un uso concreto o finalidad.

Ejemplo:

EjemplosEscaparates

CARACTERÍSTICAS DE UN BUEN ESCAPARATE

Limpieza. Aunque tendría que ser evidente, este es un aspecto frecuentemente descuidado. Es de vital importancia que en el escaparate no haya polvo, no se vean, por ejemplo, cosas viejas y desconchadas o trozos de celo de hace meses.
Miremos fijamente nuestro escaparate antes de darlo por finalizado, pero mirémoslo desde fuera.

Orden. Todo debe estar en su sitio y los productos agrupados.

Productos. Como os decíamos antes, no se debe sobrecargar el escaparate con productos y decoración. Se pueden usar cajas como soportes siempre que estas sean de colores únicos o no distraigan la observación del producto.

Color. Recomendamos escoger muy bien los colores. Esto es muy importante para no distraer y conseguir el objetivo que queremos.

Elegir un tema, idea o eslogan. Los escaparates deben estar realizados de acuerdo a un tema, idea o eslogan concreto acorde con el objetivo de venta propuesto.

En definitiva, el objetivo principal de un escaparate es atraer la atención de un antiguo, actual, nuevo o potencial cliente.

¿ESTÁIS LISTOS PARA SEDUCIR?